El tratado como arma política

El tratado de libre comercio como arma política

Desde hace meses, la mesa de negociación de los tres países que conforman el TLALCAN, han estado patinando en las ruedas de negociaciones, son verdaderos profesionales que exponen ventajas y desventajas para sus países y buscan una mejor forma de enfrentar esta revisión de uno de los más exitosos arreglos comerciales en la historia del mundo moderno.

Sin embargo, las negociaciones no van por el carril más sereno, pues la sombra del peso de la política en todo momento se asoma directamente de la mano del presidente de los Estados Unidos que unilateralmente amenaza con cancelar este tratado, independientemente de la opinión de su equipo de negociadores profesionales que son rebasados por las opiniones políticas de su líder máximo.

Son muchos los grupos económicos en los Estados Unidos que temen por la cancelación de este poderoso tratado que ha generado empleo, prosperidad y muchos negocios para los tres países que lo componen y que temen que lo que siga fracture seriamente la actual dinámica positiva de las instituciones empresariales que se ha generado para los tres países.

Esto ha generado una serie de escenarios que tienen que ser contemplados ante las presiones de un presidente que insiste en sacar el fantasma de la cancelación y que es necesario tener en cuenta.

SIN CAMBIOS

Este escenario poco probable dado el estilo personal del presidente Trump, nos llevaría por el camino de un lento crecimiento, tanto para empresas en Sonora así como a nivel nacional, pero con una desaceleración sobre el 2016.

AJUSTES COMERCIALES

La agencia calificadora Moody ve un impacto negativo del 5.% en las ventas mexicanas a USA y una contracción del PIB de nuestro país de poco menos del 1% en caso de que se restrinja la venta de productos mexicanos a Estados Unidos, por ejemplo, de la industria agropecuaria.

UN IMPUESTO

Un gravamen del 20% al 35% a nuestras exportaciones como el que proponen los republicanos, implicaría una caída de al menos el 10 por ciento de nuestras ventas en USA y una contracción económica de al menos el 1% de acuerdo a la calificadora Moody.

DESAPARICIÓN DEL TLALCAN

Este escenario nos llevaría a una recesión profunda con una caída del PIB de más del 3% y nos afectaría con una caída de más de 25% en nuestras exportaciones.

MODERNIZACIÓN DEL TLALCAN

Esta posibilidad también existe, que se modernice el tratado con beneficios y ajustes para los tres socios y se genera una mayor área de oportunidades donde se incluyan sectores como el energético y se forje un fuerte sector manufacturero que blinde a Norteamérica y evite la entrada de fuertes competidores especialmente de Asia.

Ante estos escenarios, los empresarios mexicanos exitosos tenemos que seguir trabajando optimizando nuestras empresas, controlando costos, mejorando prácticas, capacitando a nuestra gente, para poder tomar medidas rápidamente ante cualquier eventualidad que los vientos de la política traigan a la economía.