ACERCA DE JGM

JAVIER GÁNDARA MAGAÑA

Es un empresario sonorense que se ha distinguido por la innovación, la búsqueda de modelos de negocio más productivos y modernos y por la persecución de la excelencia en sus empresas personales y las de su grupo familiar.  Pero su inquietud social lo ha llevado a tratar de cambiar la sociedad en la que vive, ha tratado de influir en su comunidad; al principio desde las instituciones empresariales en las que ha tenido una vida muy activa, como luego en la búsqueda de puestos de elección popular, desde donde puso su capacidad y talento al servicio de su proyecto social y comunitario. Convirtiéndose en uno de los alcaldes con más reconocimiento no solo en la ciudad, sino que logró el título del mejor alcalde de México.

Uno de sus principales intereses ha sido el de replicar el modelo de emprendedores, el sabe que para repartir la riqueza, lo primero es crearla y para eso se requiere de gente que tenga capacidad creativa, que sepa planear, administrar y correr riesgos. Por eso ha estado apoyando siempre los programas para desarrollar a emprendedores, especialmente entre los jóvenes y para ello ha desarrollado proyectos y programas que estimulen directamente a los mejores elementos de la comunidad para que se vuelvan creadores de prosperidad colectiva y motores de cambio en su comunidad.

Pero no solo se ha interesado en el mundo de la empresa ni el de la política, también ha sido y es fundamentalmente un hombre de la gente, tanto su historia personal, en la que perdió a su padre a muy temprana edad, y tuvo que educarse lejos de su madre y sus hermanos, como el contacto con la generosidad de su esposa, lo sensibilizaron a las causas sociales y lo comprometieron al apoyo de los grupos más vulnerables de la sociedad a través de los programas sociales que junto con Marcela su esposa y su familia desarrollaron en Fundación Ganfer que lleva ya más de 25 años involucrada en el desarrollo de la comunidad.

Si pudiéramos definir a Javier Gándara en una frase, diríamos de él, es básicamente un hombre de familia, para él, el centro de la vida de un individuo es el núcleo familiar, ahí es donde se forjan los valores, donde se fortalecen los nexos sociales y donde se aprende el principio básico de solidaridad social que luego nos permitirá construir una mejor sociedad.

MIS MAESTROS

Al haber quedado huérfano en mi más tierna infancia, mis tíos, especialmente Don César Gándara, se encargaron de desarrollar el rol paterno en mi vida, me tomaron en sus manos y modelaron muchas de mis mejores cualidades a través del ejemplo y de la exigencia, con ellos aprendí el valor del trabajo, en sus hoteles tuve la oportunidad de aprender el oficio desde abajo, tuve la oportunidad de ser bell boy lo que me enseñó la importancia del servicio al cliente, me enseñaron que nada se consigue gratis, que todo hay que conseguirlo y gestionarlo con el esfuerzo. Supe con ellos lo que era el trabajo en equipo y fueron no solo excelentes jefes y entrañables tíos, sino también maestros y guías.

Después, ya graduado y tratando de alcanzar la cima, tuve la guía y la enseñanza de un gran hombre, Don Félix Tonella, que me dio la oportunidad de trabajar en sus empresas, con el no solo tuve un jefe sino un coach, me llevo de la mano, mostrándome como a través de la administración, del ahorro, del orden y la disciplina se construía el futuro de una empresa, fue un hombre que me trato como un hijo y mucho de lo que hoy soy, se lo debo a él.

Luego en la vida, tuve la oportunidad de trabajar con mi suegro, Don José Ramón Fernández, uno de los hombres más inteligentes y productivos que he conocido en mi vida, él era toda una leyenda por su capacidad de trabajo, su visión de negocios y por su férreo control de todo lo administrativo, trabajar con él fue más que una maestría o doctorado, todos los que tuvimos la oportunidad de aprender de su ejemplo, le estamos profundamente agradecidos por sus enseñanzas, por su compromiso con la palabra, con su entrega a la excelencia.

Hoy que veo las grandes oportunidades que la vida me ha dado y de alguna manera me han permitido construir un grupo de empresas y negocios que se sostienen, creando fuentes de empleo y riqueza social, veo que nada de esto hubiera yo logrado sin estos gigantes que me llevaron en sus hombros, a los que les estoy profundamente agradecidos.